RÁUL BONILLA VELÁSQUES Socratas editores




En este libro podrá descubrir de qué manera los funcionarios públicos logran evitar ir a la cárcel. Los personajes están ligados a cargos con el Estado y dejan de manifiesto la intromisión de los políticos en los Tribunales de Justicia del país, quedando demostrado que la ley irónicamente sólo se aplica a los descalzos.
Indudablemente en CrÛnica de un show judicial se relata el proceso en contra del alcalde Olvido Medina, desde que se libró la orden de arresto hasta el día en que el caso fue sobreseído. Es decir, que el lector está frente a un hecho narrado de la forma más extraordinaria que cualquier generación podrá comprender, para asumir una responsabilidad ciudadana en la defensa de los bienes del Estado y luchar para que la Justicia se aplique correctamente contra cualquier individuo que infrinja  la ley.
--¡Qué bárbaro! --Dijo don Francisco--. Se pasea por la calle como si no ha hecho nada y no hay autoridad en el pueblo.
Según el comisario Juan Palacios, que manejó el operativo de arresto del alcalde Olvido Medina, nunca antes lo hubo y no habrá jamás un desplazamiento policial-militar en el mundo como ése. “Mire, parecíamos locos buscando al alcalde, sabidos que no era más que otro show judicial, de los que se tiene acostumbrado hacer en el país cuando hay un funcionario público involucrado en actos de corrupción”, me dijo.
Otilio López, el azota-perros de la iglesia, presagió que el hecho sería histórico: “¡ Por Dios hombre, el caso de Olvido Medina nadie lo olvidará, sino hasta que partamos de este mundo!”, me dijo, cuando lo encontré por casualidad en una tienda de pasteles agridulces, que era visitada a menudo por hombres cultos y  religiosos.���

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada